"El PURO DE CANARIAS"

Después de tres siglos dedicados a la producción de tabaco, es obvio que el puro artesanal canario es uno de los mejores del mundo. Esta suprema calidad, no viene dada solamente por la cuidadosa selección de sus materias primas, para la que es fundamental la destreza de aquellos cuyo trabajo consiste en componer un delicado mundo de sabores. Tampoco se trata de simple respeto por la tradición. Posiblemente, la cualidad esencial de los puros canarios es que esta destreza se basa en la tradición, en los secretos y fórmulas susurradas al oído de aquellos que saben escuchar y disfrutar de la satisfacción de hacer un trabajo insuperable. Por esta razón, el puro canario esta indisolublemente atado a la idea de la “liga de tabaco”.

La elección de tabaco y la selección del más apropiado para elaborar cada parte del puro, constituyen un proceso largo y cuidadoso; es una tarea de expertos en esta materia. Es esta adecuada liga de tabacos lo que confiere al puro su inconfundible personalidad. Ésta es la única manera de asegurar la calidad del puro canario hecho a mano, porque se trata de la composición ideal de la liga y de la ingente cantidad de pruebas a las que se le somete para confirmar la más alta calidad del resultado final, resultado éste, que es fruto de la habilidad de los artesanos canarios adquirida con el paso del tiempo.

Después de tres siglos dedicados a la producción de tabaco, es obvio que el puro artesanal canario es uno de los mejores del mundo. Esta suprema calidad, no viene dada solamente por la cuidadosa selección de sus materias primas, para la que es fundamental la destreza de aquellos cuyo trabajo consiste en componer un delicado mundo de sabores. Tampoco se trata de simple respeto por la tradición. Posiblemente, la cualidad esencial de los puros canarios es que esta destreza se basa en la tradición, en los secretos y fórmulas susurradas al oído de aquellos que saben escuchar y disfrutar de la satisfacción de hacer un trabajo insuperable. Por esta razón, el puro canario esta indisolublemente atado a la idea de la “liga de tabaco”.

La elección de tabaco y la selección del más apropiado para elaborar cada parte del puro, constituyen un proceso largo y cuidadoso; es una tarea de expertos en esta materia. Es esta adecuada liga de tabacos lo que confiere al puro su inconfundible personalidad. Ésta es la única manera de asegurar la calidad del puro canario hecho a mano, porque se trata de la composición ideal de la liga y de la ingente cantidad de pruebas a las que se le somete para confirmar la más alta calidad del resultado final, resultado éste, que es fruto de la habilidad de los artesanos canarios adquirida con el paso del tiempo.